¡Bienvenidos! Hoy es Jueves 18 de Enero de de 2018.

¡Atentan contra Manuel Medina López, (a) El 22!

Un ataque a balazos sufrió la tarde del pasado martes 16 de enero el señor Manuel Medina López, más conocido por los acaponetenses como el "22", cuando estaba a las afueras de su domicilio ubicado por la calle Chapultepec.
Según los informes proporcionados, Manuel se encontraba en compañía de su esposa sentados en la banqueta de su casa, hasta donde llegó un vehículo que se paró frente a ellos y de él descendieron 3 personas, quienes sin mediar palabra alguna sacaron sus armas y dispararon en 3 ocasiones contra la humanidad del "Veintidós", posteriormente al cobarde atentado, abordaron el vehículo y emprendieron la huída con rumbo desconocido.
Mientras su esposa de inmediato pidió ayuda a los vecinos, quienes lo trasladaron a la clínica del ISSSTE para su atención médica, y posteriormente trasladado a la capital nayarita para una mejor atención médica.
Hasta el momento se desconoce su estado de salud. Las autoridades se presentaron al lugar de los hechos para iniciar con las averiguaciones correspondientes y dar con el paradero de los agresores.

¡Los cadáveres “empiezan a hablar”; las víctimas cavaron su propia tumba!
Por Oscar Verdín Camacho (Relatos Nayarit)

Con la palabra “evidencia”, que se refiere a un cuerpo completo, o “indicio”, respecto a partes de un cadáver, el lunes 15 se contabilizó el hallazgo de 12 cuerpos en fosas de parcelas de Pantanal, municipio de Xalisco, más nueve encontrados el sábado 13 y que dan un total de 21.
Sin embargo, evidentemente los “indicios” son partes que confirman el aumento de las víctimas. De hecho, este miércoles el fiscal General de Justicia Petronilo Díaz Ponce señaló en 33 el número total.
El trabajo de los médicos fo-renses de la Fiscalía continúa, igual que otros peritos.
Cada cuerpo lleva un número, sus correspondientes fotografías y, si fuera el caso, la ropa que llevaba puesta y que es limpiada, los tenis, los zapatos, todo cuanto ayude a su identificación.
Según se ha explicado extra-oficialmente, los cadáveres localizados más cerca de la superficie presentan una mayor descomposición que los cuerpos en tierra profunda; es decir, la conservación se debería a la humedad.
El lunes se necesitaron muchos brazos para continuar con la excavación a talache y pala: de peritos, de policías, de familiares de desaparecidos o de elementos de Protección Civil y quienes han participado en ello deducen los momentos previos a la matanza: las propias víctimas cavaron el lugar donde fueron ejecutadas.
Se describe un olor insoportable, el olor de la muerte.
Son tantos cuerpos en las fosas, sumados a personas ejecutadas en la vía pública que en ocasiones no son identificadas, que la Fiscalía estaría por rentar un camión con refrigeración porque el Servicio Médico Forense (SEMEFO) pronto será insuficiente para guardar los cadáveres.
De manera extraoficial, se insiste, no habrían sido encontrados documentos de identificación entre las ropas de las víctimas.
Como mínimo, se estima en un mes el tiempo en que se produjeron los homicidios, pero caso por caso aún no se ofrece una mayor precisión: si serían meses de la ejecución múltiple, o el sexo y la edad estimada de cada uno.
Se requerirá un estudio más detallado de una tétrica historia sin igual en Nayarit y que nada más reafirma el nivel de violencia que azota especialmente a Tepic y algunos poblados cercanos.
Como una imaginación, los ca-dáveres ya empiezan a hablar.
Alcanzado por el reclamo en esta crisis de inseguridad, el Gobierno del Estado que encabeza Antonio Echevarría García difundió un comunicado para reclamar una mayor participación del Gobierno Federal en las investigaciones:
“En torno a los recientes hallazgos de cadáveres y osa-mentas en depósitos bajo tierra, que el trabajo de autoridades locales y la participación de ciudadanos, a través de la denuncia anónima al 089 han hecho posibles, demanda también de las instancias federales un mayor compromiso para que se investiguen a fondo estos delitos, que se habrían cometido muchos meses o incluso años atrás, pero que no deben quedar impunes.
“Compartimos con los naya-ritas, la exigencia de que el gobierno federal, a través de sus dependencias, también cumpla con su responsabilidad, que estos hechos que lastiman a familias los investiguen con prontitud, hasta las últimas consecuencias y sea posible en breve, determinar la identidad de los cuerpos y castigar a quienes hayan cometido estos delitos.
“El Gobierno Federal está obligado a garantizar la seguridad de todos los mexicanos, incluyendo las familias de los nayaritas. Nos sumamos a la demanda de los ciudadanos, de que haya hechos tangibles que hablen de una eficiente actuación de sus dependencias”.
Las fosas están en una misma zona de parcelas, lo que ha hecho deducir que las ejecuciones no se registraron el mismo día, pero muy probablemente en espacios no tan separados en el tiempo; es decir, posiblemente con unas semanas de diferencia.